divendres, 31 de desembre de 2010

Perdó


I així acaba la Carta de Taizé 2011...

"El Evangelio nos anima a ir incluso más lejos: la justicia debe prolongarse en el perdón, las sociedades humanas no pueden vivir sin él. En muchas partes del mundo, las heridas de la his­toria son profundas. Atrevámonos a poner fin a lo que puede terminarse hoy. Así un futuro de paz, preparado en el corazón de Dios, podrá des­plegarse plenamente.

Creer en el perdón de Dios no significa olvidar la falta. El mensaje del perdón nunca puede uti­lizarse para sostener las injusticias. Al contrario, creer en el perdón nos hace libres para discernir nuestras propias faltas, así como las injusticias en nuestro entorno y en el mundo. Depende de noso­tros reparar lo que puede arreglarse. Sobre este arduo camino, encontramos un apoyo vital: en la comunión de la Iglesia, el perdón de Dios puede otorgarse de nuevo.

Cada ser humano tiene tanta necesidad del perdón como del pan cotidiano. Dios lo da siempre gratuitamente, “Él que perdona todas tus ofensas”. Abrir las manos en la oración es un gesto muy simple que puede expresar nuestro deseo de acogerlo.

Cuando rezamos en el Padrenuestro: “Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdo­namos” su perdón ya nos toca. No son palabras en el aire: algo sucede cuando rezamos con estas palabras que Jesús mismo nos enseñó. Y estamos preparados para perdonar también nosotros y a no condenar definitivamente a otra persona cuando hemos sido ofendidos.

Cristo distingue entre la persona y la falta cometida. Hasta su último aliento sobre la cruz, ha rechazado condenar a nadie. Y lejos de minimizar la falta, la ha tomado sobre sí.

Hay situaciones en las que no conseguimos per­donar. La herida es demasiado grande. Entonces debemos recordar que el perdón de Dios no falla nunca. En cuanto a nosotros, a veces conseguimos perdonar sólo por etapas. El deseo de perdonar es ya un primer paso, incluso cuando este deseo per­manezca sumergido en la amargura.

Al perdonar, Dios hace algo más que borrar nuestras faltas. Nos da una vida nueva en su amis­tad, animada día y noche por el Espíritu Santo.

Acoger y transmitir el perdón de Dios, ése es el camino que Cristo ha abierto. Nosotros avan­zamos por él a pesar de nuestras fragilidades y de nuestras heridas. Cristo no hace de nosotros muje­res y hombres que han llegado ya a la meta.

Pobres del Evangelio, no tenemos, como cris­tianos, la pretensión de ser mejores que los demás. Lo que nos caracteriza es simplemente la opción de pertenecer a Cristo. Al hacer esta elección quere­mos ser totalmente consecuentes.

Y todos nosotros podemos hacer este descu­brimiento: el perdón recibido o dado es creador de alegría. Saberse perdonado es quizás una de las alegrías más profundas, más liberadoras. Ahí está la fuente de la paz interior que Cristo quiere comu­nicarnos. Esta paz nos llevará lejos, irradiará para los demás y para el mundo."

· “Distinguir entre la persona y la falta que ha cometido”: ¿Cambia esto mi manera de mirar a los demás?
· ¿Creo en el perdón?
· Si Dios “disipa mis pecados como una nube”, ¿qué cambia esto para mí? ¿A qué me llama Dios por su perdón?

dijous, 30 de desembre de 2010

Compassió

I la Carta de Taizé 2011 continua així...

"La opción por la alegría no es una evasión lejos de los problemas de la vida. Al contrario, ella permite mirar a la realidad de frente, incluso en el sufri­miento.

La opción por la alegría es inseparable de la opción por el hombre. Ella nos colma de una com­pasión sin límites.

Gustar, aunque sea un poco, la alegría de Dios hace de nosotros mujeres y hombres de comunión. El individualismo como camino hacia la felicidad es una ilusión.

Ser testigos de la comunión supone tener el valor de ir contracorriente. El Espíritu Santo nos dará la imaginación necesaria para encontrar cómo hacernos cercanos a los que sufren, escucharlos y dejarnos tocar por las situaciones de angustia.

El camino de la felicidad, en el seguimiento de Jesús, consiste en el don de nosotros mismos, día tras día. Por nuestra vida, con una gran sencillez, podemos expresar el amor de Dios.

¡Si nuestras comunidades, nuestras parroquias, nuestros grupos de jóvenes se convirtiesen cada vez más en lugares de bondad del corazón y de con­fianza! Lugares donde nos acojamos mutuamente, donde busquemos comprender y sostener al otro, lugares donde estemos atentos a los más débiles, a los que no son parte de nuestro círculo habitual, a los que son más pobres que nosotros.

Uno de los signos de nuestro tiempo es la bella generosidad con la que innumerables personas han ayudado a las víctimas de las dramáticas catás­trofes naturales. ¿Cómo puede esta generosidad animar nuestras sociedades, también en la vida cotidiana?

Por necesaria que sea la ayuda material en ciertas situaciones de emergencia, ésta no es suficiente. Lo que importa es hacer justicia a los despojados.

Los cristianos de América Latina nos lo recuer­dan: el combate contra la pobreza es un combate por la justicia. La justicia en las relaciones interna­cionales, no el asistencialismo.

Aprendamos a superar el miedo. Todos cono­cemos ese reflejo de protección que consiste en querer garantizar nuestra seguridad incluso a expensas del bienestar de los demás. Y esto parece acentuarse en nuestra época, en la que aumenta el sentimiento de inseguridad. ¿Cómo no ceder al miedo? ¿No será yendo al encuentro de los demás, incluso de aquellos que aparecen como una amenaza?

La inmigración es otro signo de nuestro tiempo. A veces es percibida como un peligro, pero es una realidad ineludible que ya está modelando el por­venir.

Otro signo de nuestro tiempo es la creciente pobreza en el interior de los países ricos, en los que a menudo, el abandono y el aislamiento son las pri­meras causas de la precariedad.

La acumulación exagerada de bienes materiales mata la alegría. Ella nos atrapa en la envidia. La felicidad se encuentra en otra parte: al escoger un estilo de vida sobrio, al trabajar no sólo por el bene­ficio, sino para dar sentido a la existencia, al com­partir con los demás, cada uno puede contribuir a crear un futuro de paz. Dios no nos da un espíritu de temor, sino un espíritu de amor y fortaleza inte­rior."

· Dónde he sido testigo de la pobreza o la injusticia?
· ¿Qué despierta mi generosidad? ¿Cómo sostenerla a través del tiempo?
· ¿Es importante estar más atentos a nuestro estilo de vida?
· ¿Qué nos ayuda a mirar a los que sufren y a dejarnos mirar por ellos?

dimarts, 28 de desembre de 2010

Alegria


Hola a tothom!

Ara feia dies que no us dèiem res i això no pot ser!!!!

Desitgem que tingueu unes molt bones festes, un Bon Nadal (ha passat el dia 25, però encara som a l'octava de Nadal, eh?). Que gaudiu d'aquests dies i els aprofiteu per estar amb els qui més estimeu.

Us escrivim la primera part de la Carta de Taizé 2011, escrita pel germà Alois. Aquesta és la carta que meditaran i comentaran en petits grups tots els joves que han anat a Rotterdam, a la 33a Trobada Europea de Joves, la peregrinació de confiança sobre la terra.

"La alegría del corazón, esa es tu vida. ¡Deja la tristeza! Esta llamada de un creyente que vivió mucho antes de Cristo se dirige también a nosotros hoy.

En nuestras existencias, atravesamos dificultades y sufrimientos, a veces durante largos períodos. Pero quisiéramos buscar siempre reencontrar la alegría de vivir.

¿De dónde viene esta alegría?

Se despierta por el asombro de un encuentro, por la duración de una amistad, por la creación artística, o también, por la belleza de la naturaleza...

El amor que se nos muestra hace nacer una felicidad que colma poco a poco el fondo del alma.

Y somos llevados entonces a hacer una opción por la alegría.

A veces los que conocen la pobreza y la privación son capaces de una alegría de vivir espontánea, una alegría que resiste el desánimo.

Cuando, en muchas ocasiones, la Biblia invita a la alegría, ella también nos muestra la fuente. Esta alegría no depende solamente de circunstancias momentáneas, viene de la confianza en Dios: "Alegraos siempre en el Señor. Os lo repito: alegraos.El Señor está cerca."

Cristo no ha venido para fundar una religión en competencia con otras. En Él, Dios ha compartido nuestra condición para que cada ser humano se sepa amado por un amor de eternidad y encuentre así su alegría en una comunión con Dios. Al creer en Él, nuestros ojos se abren aún más a todo lo que es humano, el amor de una madre por su hijo, la devoción de los que cuidan a los enfermos..En estos actos de generosidad, Cristo está presente, a veces sin ser reconocido.

Cristo aporta una renovación radical del ser humano. Esta vida nueva, la ha vivido primero Él mismo y ha luchado por permanecer fiel. Justo antes de ser arrestado, partió el pan mientras pronunciaba estas palabras misteriosas: "Esto es mi cuerpo entregado por vosotros." Sí, Él es "la Palabra hecha carne". Él ha transformado su muerte injusta en el don de su vida. Resucitado de entre los muertos, exhala su aliento sobre sus discípulos y les comunica el Espíritu Santo, la vida misma de Dios.

El Espíritu Santo deposita la alegría de Cristo resucitado en el fondo de nuestro ser. Esta alegría está ahí no sólo cuando todo es fácil. Cuando se nos coloca delante de una tarea exigente, el esfuerzo puede reanimar la alegría. E incluso en las dificultades, puede permanecer enterrada como la brasa bajo las cenizas, sin apagarse. En la alabanza, permitimos que ascienda en nosotros, y de pronto, el instante se ilumina."

• ¿Qué me pone triste? ¿Qué me hace feliz?
• “Hacer una opción por la alegría”: ¿Es esto una ingenuidad, dadas las dificultades de la vida? ¿Qué cambia la alegría en mi vida personal y en mi entorno?
• ¿Por qué la alegría es tan importante para los cristianos?
• ¿He tenido en situaciones de prueba la experiencia de una “alegría que se resiste al desánimo”?

dijous, 16 de desembre de 2010

Activitats de Nadal

Hola!!!!!

Recordeu que divendres 17 i dissabte 18 tenim dues activitats de Nadal ben especials!

1. DIVENDRES 17 de desembre a les 20.30 hores: PREGÀRIA+AMIC INVISIBLE+SOPAR

Començarem amb una petita pregària de Nadal i després cantarem nadales, ens donarem els regals de l'amic invisible i soparem tots junts.

Què cal portar? Doncs alguna cosa de sopar per compartir (agrairíem que fos teca, no només patates fregides, ja que sinó poc menjarem entre tots...).
També heu de portar un regal UNISEX d'uns 3-5 € (ja embolicat, siusplau) i anònim, que servirà per fer l'activitat de l'amic invisible.

Intentarem acabar sobre les 22.30 h (aproximadament....)

2.- DISSABTE 18 de desembre a les 10 hores (quedem a la rectoria): ACTIVITAT ALS CASALS D'AVIS

L'horari previst és de 10 h a 13 h i anirem a dos casals: el Casal de Sant Miquel i al Casal Benèfic.

La intenció és cantar nadales, fer un joc amb els avis i compartir una estona amb ells, que ens esperen amb moltes ganes perquè els animem una mica aquest Nadal.
Recordeu que és una manera molt maca de fer voluntariat i ajudar els altres.

Què cal portar? Instruments qui en tingui, ja que són importants per acompanyar les nadales. Si algú vol pensar algun acudit per explicar als avis, serà benvingut. També cal dur moltes ganes de participar i col·laborar entre tots a fer les activitats. Si hi ha algun voluntari per fer la presentació del joc, que ens ho digui, que estarem molt contents de dir-li què ha de fer.

És important que intenteu venir ja que no fem gaires voluntariats durant l'any, i sense vosaltres no serà el mateix!

Si teniu cap altre dubte, contacteu amb els vostres monitors!!!

dissabte, 11 de desembre de 2010

I tu com vius l'Advent?

L'Advent és una oportunitat per preparar-se interiorment per viure de nou la vinguda de Jesús: el Nadal. L'Advent és una crida a confiar que sí, que si volem, la vinguda de Jesús pot canviar les nostres vides. Pot transformar i omplir de llum, pau i molt d'amor aquest cor que a vegades el dia a dia ens refreda, enfosqueix i endureix... Sí, és possible!

No deixem passar aquesta oportunitat! Vol néixer en nosaltres. Deixem-li espai!







Advent. (català) from Bruno Bérchez on Vimeo.

dissabte, 4 de desembre de 2010

Juno


Juno és una adolescent que s’enfronta a un embaràs imprevist i, per això, busca uns pares adoptius. Amb un intrèpid inteŀlecte, molt allunyat de l’habitual angoixa adolescent, resol els problemes de front, exhibint una exuberància tan aguda com inesperada.

Aquest és un petit resum de la pel·lícula que vam veure ahir.

Què us va semblar?